miércoles, 26 de julio de 2017

Una periodista árabe israelí pide en televisión acabar con el "holocausto" en Siria

Lucy Aharish llama "hipócrita" a la ONU y se siente "avergonzada"


Lucy Aharish llama "hipócrita" a la ONU y se declara "avergonzada"
Lucy Aharish, es una periodista de la cadena de televisión israelí Channel 2, es conocida en su país por haberse convertido en la primera presentadora árabe en una televisión hebrea en el país.

Ahora su nombre se ha hecho popular también más allá de sus fronteras por su opinión sobre la matanza de civiles en Alepo (Siria), que considera un "holocausto". El vídeo, que la cadena subió a Facebook el pasado 15 de diciembre, lleva más de 13 millones de reproducciones.

 de Lucy Aharish subtitulado en español 
Aharish, muy dura con la comunidad internacional y la ciudadanía por su pasividad, llama "hipócrita" a la ONU y se declara "avergonzada":

En este momento, en Alepo, Siria, a solo ocho horas en coche de Tel Aviv, se está produciendo un genocidio. Sabes qué, déjame ser más precisa: es un holocausto. Sí, un holocausto.

video

    Quizás no queramos oír hablar de ello, o enfrentarnos a que, en el siglo XXI, en la era de las redes sociales, en un mundo donde la información puede caber en la palma de la mano, en un mundo en el que se puede ver y escuchar a las víctimas y sus historias de terror en tiempo real, en este mundo no estamos haciendo nada, mientras los niños están siendo masacrados en todo momento.

   No me preguntéis quién tiene razón y quién está equivocado, quiénes son los buenos y quiénes son los malos, porque nadie lo sabe y francamente, no importa. Lo que importa es que está pasando ahora mismo frente a nuestros ojos y nadie, ni en Francia ni en Reino Unido, ni en Alemania ni en Estados Unidos, está haciendo algo para detenerlo. ¿Quién está saliendo a manifestarse en las calles por los hombres y mujeres inocentes de Siria? ¿Quién está gritando por los niños? Nadie. La ONU celebra reuniones de sus consejos de seguridad y se limpia una lágrima cuando ve la imagen de un padre que sostiene el cadáver de su pequeña hija. Hay una palabra para esto: ¡hipocresía!

    Soy árabe, soy musulmana, soy ciudadana del Estado de Israel, pero también soy ciudadana del mundo, ¡y estoy avergonzada! Me da vergüenza como ser humano que elijamos líderes que son incapaces de ser contundentes en su condena y poderosos en sus acciones. Me avergüenza que el mundo árabe esté siendo tomado como rehén por terroristas y asesinos, y que no estemos haciendo nada. Me avergüenza que la paz de la humanidad sea irrelevante una vez más.

    ¿Necesitamos un recordatorio? ¿Armenia, Bosnia, Darfur, Ruanda, Segunda Guerra Mundial? No, no lo necesitamos. Lo recordamos muy bien. Lo que necesitamos es no olvidar lo que dijo Albert Einstein: "El mundo no será destruido por los que hacen el mal, sino más bien por aquellos que los vigilan sin hacer nada".

El mensaje ha generado decenas de miles de reacciones y se ha compartido más de 271.000 desde que se compartió en la red social.

Entre los más de 6.000 comentarios hay muchos que, con el conflicto entre Israel y Palestina de fondo, le recriminan que no mencione a países árabes de la misma forma que habla de Reino Unido o Estados Unidos. En Twitter, en diferentes momentos, la periodista de 35 años también ha criticado la inactividad del mundo árabe sobre Siria y al régimen de Bashar al Asad.

Bashar al Asad "La risa de un genocida y criminal
despiadado y el mundo en silencio"
Y el mundo árabe sigue en silencio. ¡Vergüenza!

Si esto no es un holocausto, ¡no sé lo que es! ¡Señoras y señores del mundo moderno, Hitler está más vivo que nunca!

Aharish ha sido anteriormente objeto de polémica en su país por supuestamente alinearse con Israel. Cuando trabajaba para i24News en 2014, la periodista se enfrentó a reporteras que informaban desde Gaza. En plena escalada de tensión, les afeó que no hiciesen o dijesen nada contra Hamas, que en su opinión estaba jugando con la vida de los palestinos.

Como publicaba el diario Haaretz en 2015, a Aharish la critican desde ambos lados, árabes y judíos, aunque está bastante acostumbrada. El mismo diario calificaba meses después de "tragedia" su situación, porque debía mantenerse moderada si quería mantener su trabajo.

Más de un año después la presentadora ha dejado a un lado la moderación, al menos para un asunto internacional. Con este contundente mensaje pretende agitar conciencias para proteger a los civiles sirios. Por ahora no ha habido grandes cambios, aunque el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el pasado lunes enviar observadores para supervisar la evacuación del este de Alepo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario