miércoles, 29 de marzo de 2017

El mundo esta dividido en dos partes: los que queremos vivir en Paz y el Islam que quiere la guerra y la conquista.

“Examinando la historia del Islam y su libro sagrado el Corán, revelan claramente, el espíritu violento que caracteriza la fe islámica. El Corán, el libro sagrado de los musulmanes, es un libro violento, lleno de odio y discriminación.

El Corán mismo impulsa a sus creyentes a una lucha armada por su fe para seguir los preceptos de Allah, conocido como Al-Yihad.

Hay doscientos cincuenta y cinco versículos en el Corán que ordenan la violencia y matar a los infieles, lo que no está permitido en cualquier otra religión o un mundo civilizado.

El Islam es una ideología y un plan provocador que tiene como fin alterar el orden social del mundo entero y establecer uno nuevo que obedezca a los principios e ideales propios del mismo Islam.


El propósito del Islam es fundar un Estado basado en su ideología y su programa, sea cual sea la nación que asuma el papel de transmitir las normas islámicas y sea cual sea el gobierno que resulte destruido durante el establecimiento de un Estado ideológicamente islámico. Al-Yihad, la guerra santa islámica, es la lucha revolucionaria y el principal empeño del Partido Islámico para conseguir este objetivo.

Al Yihad divide al mundo en dos partes: los que queremos vivir en Paz y el Islam que quiere la guerra y la conquista, hasta que todo el mundo esté convertido al Islam (Sura 9:33) “Él es Quien ha mandado a su Enviado con la Dirección y con la religión verdadera para que, a despecho de los asociados, prevalezca sobre toda otra religión”. Según el Islam ¡Sólo con la espada se puede conseguir la obediencia de la gente y la espada es la llave del Paraíso, que sólo los guerreros santos pueden abrir! El Islam está fundamentado sobre la conquista militar. La historia del Islam, desde su nacimiento está atestada de violencia y guerra, fue trascendido por “el filo de la espada”. Si seguimos la pista de la vida privada de Muhammad, el Profeta del Islam, observamos que vivió para satisfacer sus deseos carnales, teniendo relaciones sexuales con 55 mujeres. Muhammad dirigió y luchó en 88 batallas, mató y ordenó matar a miles de personas. Según la traducción musulmana, en el año 622, Muhammad, en Medina gozó de constituir una comunidad y un estado, siendo él mismo el líder religioso, jefe político y caudillo militar. La historia registra la masacre de los judíos en Medina, entre los años 624 y 627, cuando Muhammad y sus seguidores conquistaron las tribus judías, degollando más de 3000 hombres judíos, llevando las mujeres como esclavas sexuales, las niñas y los niños como cautivos.

Después de la muerte de Muhammad en 632, sus sucesores, los califas ortodoxos, se dedicaron a conquistar grandes pueblos y ciudades. El más conocido, Omar el segundo califa ortodoxo, quien gobierno entre los años 634 y 644, conquistó Irak 637, Damasco 638, Jerusalén 640, Egipto 641 y Persia 642, aplicando y siguiendo las indicaciones de su Profeta en el Corán (Sura 9:29) “Combatid contra quienes, habiendo recibido la Escritura, no creen en Allah ni en el último Día, ni prohíben lo que Allah y su Enviado han prohibido, ni practican la religión verdadera, hasta que, humillados, paguen el tributo directamente”, degollando hombres, expulsando familias enteras de sus hogares, mujeres violadas, niños esclavizados, imponiendo su brutal dominio por la espada.

Un ejemplo claro de la crueldad del Islam, está mostrado, en el contenido de las cartas de intercambio entre Omar, el segundo califa ortodoxo del Islam y el Rey Sasánida Yazgidard III, Rey de Persia en el año 642, antes de la conquista de Omar a Persia.

Omar tenía la costumbre de mandar cartas a los Reyes y jefes de los pueblos antes del asalto, reclamando la rendición y la conversión al Islam, Muhammad hacia lo mismo.

video
Musulmanes jugando al fútbol con cabezas humanas 


A continuación el contenido de estas dos cartas:

Carta del califa Omar a Yazdegard III, exigiendo la rendición y la conversión al Islam:

Yazdgird, no veo un futuro fructífero para ti y tu nación a menos que acepte mi oferta y comprometa a rendirse, unirse al califato y aceptar el Islam. Una vez tu nación gobernó la mitad del mundo, pero ¿Dónde está ahora? Tus tropas están derrotadas en todos los frentes y tu nación está oprimida. Te indico en camino de salvarte la vida. Comienza a rezar y unirte a Allah, el único dios verdadero que creó todas las cosas en el universo. Nosotros ofrecemos a ti y al mundo entero el mensaje de Allah, el dios verdadero.

Frena de adorar al Fuego, ordene a tu nación que detenga su idolatría al Fuego, porque es falsa; unir con nosotros es unirse a la verdad. Sierva a Allah el Grande, el único dios verdadero, el Creador del universo. Venera a Allah y aceptar el Islam como la única salvación. Finalice con tus formas paganas y tu falsa adoración, abraza el Islam y acepta a Allah el Grande como tu liberador. Si haces eso encontrarás el único camino para la salvación y sobrevivir la paz a ti y a tu pueblo. Si buscas el mejor camino para ti y tu pueblo Ayam (persa), elige la rendición, porque la rendición es el único camino.

Allah Akbar. Firmado: El califa de los creyentes: Omar bin Al- Jattab.

Carta de contestación del emperador sasánida Yazdegar III a Omar:

En el nombre de Ahura Mazda, el creador de la vida y la inteligencia. Usted en su carta escribió que quiere dirigirnos hacia su dios “Allah el Grande”, sin tener la mínima idea de quién somos y a quién adoramos. ¡Es increíble que usted ocupe la posición de califa de los árabes y tiene los mismos conocimientos que un humilde hombre tribal nómada árabe, vagando por los desiertos de Arabia! ¡Omar, usted me ofrece adorar a su único Allah sin saber que desde hace miles de años los persas adoramos a un sólo Dios y rezamos cinco veces al día! Nuestra tierra ha sido siempre tierra de cultura y arte, es nuestro modo de vida. Mientras nosotros difundamos en todo el mundo, las buenas conductas, buenas costumbres, hospitalidad, buenas obras y ideologías...etc. ustedes y sus antepasados vagaban por el desierto, comiendo lagartos, porque no tenían nada para alimentarse y enterrando vivas a sus inocentes hijas.

Ustedes, los árabes no dan ningún valor al ser humano, las criaturas de Dios. Ustedes decapitan los hijos de Dios, incluido los prisioneros de guerra, violan a las mujeres, secuestran a las esposas, atacan las caravanas, asesinan en masa y roban propiedades. Sus corazones están hechos de piedra, nosotros condenamos todos estos crímenes.

¿Cómo queréis enseñarnos los caminos de vuestro dios, que permite y bendiga sus agresiones? Me pide a dejar de adorar al Fuego, nosotros, los persas, no adoramos el fuego, sino vemos en la luz del sol; el amor y el poder de Dios, el Creador de todo. La luz y el calor del Sol nos permiten ver la luz del verdadero Dios, el fuego calienta y eleva nuestros corazones para que entre el amor del Creador.

Eso nos ayuda a ser amables unos con otros, nos ilumina y nos hace mantener viva la llama de Mazda en nuestros corazones. Nuestro Señor es Ahura Mazda y su Señor se llama Allah el Grande. Pero, nuestro Mazda no es como su Allah, tampoco somos como ustedes, nosotros y ustedes somos muy diferentes no estamos en el mismo nivel. Nosotros intentamos ayudar a otros seres humanos, divulgamos el amor y la Bondad entre la humanidad, durante miles de años hemos estado enseñando nuestra cultura al mundo, al mismo tiempo respetamos sus culturas.

Ustedes en el nombre de Allah invaden pueblos libres y con ello traen el mal, el hambre, el miedo, la pobreza, el odio, la ignorancia y matan en masa sus habitantes. El responsable principal de todos sus crímenes es Allah quien manda asesinar, saquear y destruir y ustedes los seguidores de Allah quienes hacen esto en su nombre. ¡Ustedes desde el corazón de los desiertos, tierras abrasadas, infértiles y sin recursos, quieren enseñarnos, a los pueblos civilizados el amor de su dios Allah, obligando por medio de sus campañas militares y el poder de sus espadas! ¡Ustedes salvajes del desierto, quieren enseñarnos el amor de Dios, que hemos vivido prosperados en urbes desde hace miles de años! Nosotros tenemos detrás miles de años de cultura, lo que es en verdad una poderosa herramienta, por otro lado, ustedes usan el nombre de su dios Allah el Grande, para justificar sus crueles campañas militares ¿Qué sabe su ejército musulmán aparte de matar? ¿Qué enseñara su ejército a los pueblos no musulmanes conquistados? ¿Qué cultura ha aprendido de su dios, Allah para trasmitirla a otros? El ejército y todo el pueblo persa, seguidores de mazda Ahura, hemos sido derrotados por su ejército seguidor y adorador de Allah, y quiere obligarnos por la espada a adorar a su Allah y rezar en árabe cinco veces al día porque su dios Allah no entiende otro idioma.

Haz el favor, usted y su panda de bandidos, de dejarnos en paz, regresar al desierto, al calor ardiente del sol, a la vida tribal, comer lagartos y beber leche de camello, donde están acostumbrados vivir. Haz el favor de sujetar su panda de ladrones de andar sueltos, en nuestras fértiles tierras, en nuestras civilizadas ciudades y en nuestra gloriosa nación, sus soldados son bestias salvajes, no tienen corazones, están degollando en masa nuestros hombres, violando nuestras esposas, secuestrando nuestras mujeres, niñas y niños, y enviándolos como esclavos a la Meca, hacer todos estos crímenes en el nombre de Allah el Grande, haz el favor de poner freno a esta conducta bárbara.

Nosotros en un conjunto somos, civilizados, tolerantes, hospitalarios, gente decente, donde hemos estado, hemos sembrado la amistad, el amor y el conocimiento. Haz el favor, de volver con su dios, Allah el Grande, a su desierto y no se acerca más a nuestra civilización, porque sus creencias son terribles y sus conductas son crueles. Firmado: Yazgidard III Sasánida.

La carta del Rey Persa Yazgidard III, describe muy bien, certifica y afirma la realidad y mi opinión sobre el Islam”.

Una semana más tarde de la entrega de mi tesina, el profesor quien me encargó de hacer este trabajo, me mandó una nota para presentarme en el despacho del director del colegio, para valorar mí trabajo ¡No sabía que era una trampa! En el día, la hora y en el lugar indicados en la nota, me presenté solo. Allí estaban esperando, el director, el profesor de historia y el Imam del colegio; tres hombres, hechos y derechos, muy fuertes con palos.

El profesor de historia, cerró la puerta con llaves y sin dirigirme una palabra, los tres empezaron a pegarme, sentí los palos, el dolor y el sufrimiento por todo el cuerpo y los tres insultándome y a mi familia. Gracias a un profesor vecino y amigo de mi familia, que oyó mis gritos de socorro, tiró la puerta a impulso y entró en el despacho del director, me salvó la vida, me sacó en brazos de las manos de tres bestias y sus palos, empapado en sangre de cabeza a los pies. El amigo profesor, me llevo al hospital en su coche medio muerto, totalmente inconsciente. Al día siguiente desperté en el hospital, con los dos brazos escayolados, veinte puntos en la cabeza, la cara desfigurada totalmente y todo el cuerpo morado. Allí estaban mis padres y algunos familiares, llorando, desconcertados y no entendían nada ni el ¿por qué?

Un par de días, más tarde, llegaron al hospital, cuatro policías, con una denuncia de blasfemia, contra mí, firmada por el director, el Imam y el profesor de historia de mi colegio, los tres salvajes, los mismos que me agredieron y argumentada con una copia de mi artículo. La denuncia era muy sería, la condena podía llegar hasta a muerte. Dos meses más tarde, cuando me encontré un poco mejor, llegó el día del juicio.

Gracias a mi padre en paz descanse, que era una persona muy conocida y muy respetable en la ciudad, allí estaba a mi lado como siempre ayudándome y rescatándome en todos mis apuros, utilizando sus medios, no tuvo más remedio que sobornar, a los tres bárbaros (el director, el Imam y mi profesor del colegio), para cambiar su denuncia de blasfemia al mal entendido de la historia del Islam.

Por mi parte, para no perjudicar a mi familia, seguir en el colegio y proseguir a la universidad, tuve que pedir perdón públicamente en el colegio y presentar otra tesina inversa. Además, mi padre tuvo que pagar mucho dinero al juez, el fiscal y algunos responsables del gobierno de aquel tiempo, que afortunadamente era un régimen laico, no islamista como hoy día, para evitar males mayores contra mí y para conseguir una condena menor; un mes de prisión en un centro de menores.

Aquel mes fue para mí un infierno interminable, porque los encarcelados que eran musulmanes, conociendo la causa de mi condena, se unían todos los días, para insultarme y agredirme físicamente y psicológicamente reprochándome de nazareno, incrédulo, sucio…etc. apoyados por los guardianes del centro.

Aquella condena era una de un ciclo interminable de condenas por las mismas causas que he sufrido, durante el tiempo que he vivido en mi país natal Irak. Durante toda mi vida hasta hoy día, leyendo, estudiando, investigando y analizando las religiones, sin pausa pero con fundamentos sólidos, cada día que pasa estoy más convencido y tengo clarísimo que el Islam “es un movimiento sociopolítico dictatorial VIOLENTO”.

Raad Salam Naaman
Cristiano católico caldeo de origen Mesopotámico

No hay comentarios:

Publicar un comentario